Giugno 28, 2022

BMW X4 xDrive20d. Prueba a fondo

BMW X4, foto delantera

BMW fue pionera a la hora de combinar con éxito el formato SUV con una dinámica zaga de corte cupé. Lo hizo con el X6 y a su estela, años más tarde, comenzó a comercializar el X4, más lógico por tamaño y asumible para una mayor parte de bolsillos. Ahora este último, ya en su segunda generación, se ha sometido a la inevitable puesta al día en su ciclo medio de vida, con cambios más de cara a la galería que de peso realmente.

Medidas del BMW X4 2022

Y lo decimos porque hay que fijarse con atención para descubrir algunos de su cambios. No hay novedades en sus dimensiones, que se mantienen tal cual. Estira, por tanto, su longitud hasta los 4,75 metros, la anchura hasta los 1,92 y la altura se mantiene en 1,62, mientras que la distancia entre ejes firma 2,86 metros. Los estrenos se centran en el frontal, donde el paragolpes, las entradas de aire y los grupos ópticos cambian en su formas. Por cierto, de serie son led adaptativos con función Matrix, aunque nuestra unidad monta unos exclusivos láser que multiplican el alcance del haz de luz.
 
BMW X4, foto lateral
 
En la zaga también hay cambios en los pilotos traseros o en las salidas de escape, ahora con mayor protagonismo gracias a su forma más ancha y rematadas con embellecedores, un detalle más premium. Asimismo, hay nuevos colores de carrocería.
 

Interior del BMW X4 2022

En el interior, más de lo mismo. Los asientos deportivos están rematados con una nueva generación de tapicería Sensatrec, mientras que las formas del salpicadero cambian en su zona central. La pantalla táctil gana protagonismo (hasta 12,3 pulgadas) y son nuevas las salidas de aire y algunos mandos, como los que regulan la climatización. Por cierto, ésta última ahora contempla tres zonas de serie. El cuadro de instrumentos digital ofrece una completa información y dispone de diferentes vistas, con poca variación entre ellas.
 
BMW X4, foto salpicadero
 
En la consola central también hay una nueva distribución de toda la batería de mandos, como los  referentes al asistente de conducción, el controlador giratorio que gestiona la pantalla central e, importante, el botón de puesta en marcha del motor también se traslada a esa zona desde el salpicadero. Además hay nuevas funciones de iluminación.
 
Seguimos con las mejoras, como la navegación con BMW Maps, más rápida en sus búsquedas y con nuevas funciones a la hora de encontrar aparcamiento. Además contempla Amazon Alexa y se ha optimizado la funcionalidad del asistente personal inteligente BMW, con reflejo de algunas aplicaciones incluso sobre el avanzado Head-up Display, de los buenos, es decir, de los que proyectan la información sobre el parabrisas.
 

Maletero del BMW X4 2022

Toda esta batería de mejoras hacen al X4 más competitivo, aunque no hay cambios en cuanto a habitabilidad o chasis. En este sentido este modelo ofrece un generoso espacio para las piernas, buena cota de anchura y algo más justa en altura debido a su pronunciada caída de techo. En cualquier caso resulta holgado, como la capacidad del maletero, con 525 litros.
 
BMW X4, foto maletero
 
La oferta mecánica contempla tecnología ‘mild hybrid’ en toda la gama, salvo en las variantes M. Este aspecto no afecta a nuestra versión xDrive20d, que ya contaba con ella. Este prodigioso bloque de dos litros, 190 CV y 400 Nm de par máximo disponible desde apenas 1.750 rpm, ofrece una potencia más que suficiente para desplazar con solvencia los 1.915 kilos de peso de este vehículo.
 
La gestión del cambio recae sobre la refinada transmisión Steptronic de ocho relaciones con convertidor de par, que contempla función secuencial y un programa Sport. Además se añade la función ‘launch control’, que permite la máxima aceleración desde parado sin perder motricidad. De hecho cubre el 0-100 km/h en 7,9 segundos y es capaz de alcanzar los 213 km/h.
 
En cualquier caso su objetivo no es correr, aunque sus prestaciones convencen por su brillantez. Prefiere mimar a sus ocupantes con un notable confort de marcha, transmitir una mayor deportividad que sus rivales directos y gastar lo justo. De hecho durante la prueba fijo el consumo medio en 6,4 litros (incluso registró 5,9 litros en tramos  por carretera y autovía). El homologado por la marca es de 5,7 litros cada 100 kilómetros.
 

Aliados del consumo

El sistema híbrido ligero de 48V aporta un pequeño generador de 11 CV que sirve de apoyo al motor térmico, pero no tiene capacidad para impulsar el vehículo por sí mismo. Y otro aliado de cara al consumo es la función de navegación a vela, disponible con el programa ECO PRO en el asistente de conducción (también contempla uno Comfort y otro Sport).
 
BMW X4, foto trasera
 
Con 4,75 metros de longitud y casi dos toneladas de peso la tracción total se antoja necesaria para consolidar su dinámica. Y en este sentido siempre tiende a mandar mayor motricidad al eje trasero, con el fin de incrementar un talante deportivo, como ya hemos mencionado, más acusado que en sus rivales. 
 
También ayuda una suspensión M Sport de serie (adaptativa en opción) y una dirección directa, limpia y tremendamente comunicativa. Asimismo frena de lujo y hasta ofrece ciertos guiños off road, como un control de descensos e información específica, como grados de inclinación, brújula… aunque los neumáticos de corte asfáltico 245/50 R19 que monta nuestra unidad (son opcionales, los de serie son 225/60 R18) nos darán vida en pistas de tierra y poco más.
 
BMW X4, foto consola central
 
Y si nos apetece ir plácidamente por autovía ya dispone de un eficaz Driving Assistant Professional que permite disfrutar de un nivel de conducción autónoma suficiente como para hacer más llevaderos los largos desplazamientos, con atascos incluidos. Y como suele ser habitual en este tipo de vehículos premium, muchos de estos asistentes habrá que ‘contratarlos’ en la carta de opciones. 

En su dotación de serie sí que disfrutaremos, con el acabado XLine que nos ocupa, de faros led adaptativos, el asistente Active Guard, con aviso de colisión frontal y frenada de emergencia autónoma con detección de vehículos, peatones y ciclistas, suspensión M Sport, asistente de luz de carretera, retrovisor interior con ajuste automático antideslumbramiento, asientos delanteros deportivos, BMW Live Cockpit Plus con navegador y pantalla táctil de 10,25 pulgadas, alerta por cambio de carril involuntario, control de velocidad de crucero, Parking Assistant, con cámara trasera y sensores delanteros, traseros y laterales, control de presión del aire en los neumáticos, servicios ConnectedDrive o climatizador tres zonas, entre otras cosas.
 
BMW X4, foto asientos delanteros
 
Si echas en falta algo más la carta de opciones se amplía con elementos como los frenos M Sport, sonido de alta fidelidad Harman/Kardon, techo panorámico, un avanzado control por gestos para algunas funciones, BMW Live Cockpit Professional, el asistente Driving Assistant con sus múltpiles funciones de seguridad, aparcamiento asistido Parking Assistant, BMW Drive Recorder que permite retroceder por el mismo sitio de manera automática, suspensión adaptativa, cargador inalámbrico…
 

Conclusión, precio y rivales del BMW X4 xDrive20d

Más allá de las mejoras introducidas en esta nueva puesta al día, el X4 es la opción más dinámica de este exclusivo segmento. Además resulta muy eficiente con esta versión diésel de acceso con 190 CV. El precio de esta versión X4 xDrive20d es de 61.500 euros.
 
BMW X4, foto trasera
 
En su punto de mira este modelo apunta hacia los rivales de siempre, las versiones premium de Audi y Mercedes-Benz. En Audi el pulso lo tiene con el Q5 Sportback 40 TDI quattro S tronic, con 204 CV y también tecnología ‘mild hybrid’, mientras que en Mercedes chocará de frente contra el GLC Coupé 220d 4MATIC 9G-TRONIC, que rinde 204 CV.